CCOO participa en una jornada sobre la violencia en el deporte para los cuerpos de seguridad

  • Violencia Ultra en el Fútbol y otros comportamientos ilegales en el Deporte

La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO ha participado en la jornada para policias autonómicos y locales, cuyo tema era la violencia en el deporte. En este seminario se ha reclamado que las administraciones deben dar formación a sus cuerpos de seguridad para afrontar las las situaciones diarias a las que se ven expuestos, además de recursos materiales para dar el mejor servicio a la ciudadanía.

24/04/2018.
Jornada policías

Jornada policías

 

El artículo 10 de la Constitución Española señala que la dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social. Éste fue el punto de partida de la exposición que presentó Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia, en el Seminario de Formación para Fuerzas y Cuerpos de Seguridad sobre Violencia Ultra en el Fútbol. Una jornada desarrollada este martes 17 de abril en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, organizada por Promax y la propia organización que él preside, y en la que participó la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO.

Ibarra defendió la idea de que ninguna persona, por el hecho de serlo, debe estar fuera de la protección legal hacia los delitos de odio en nuestro país. La jurisprudencia tanto del Tribunal Europeo de Derechos Humanos como del propio Tribunal Constitucional ha puesto el énfasis en el hecho de que la intolerancia siempre es hacia lo diferente. Los delitos sobre las personas por lo que son, siempre implican esa intolerancia, y los casos de violencia en el fútbol son un claro ejemplo de ello.

España está a la vanguardia europea en la lucha contra esta fenómeno violento. Sin embargo, y aunque el camino emprendido hace años ha empezado a dar sus frutos, lo cierto es que todavía queda mucho por hacer. El Estado tiene que hacer cumplir la ley, y hoy no se está cumpliendo escrupulosamente la Ley del Deporte. El caso vivido en Bilbao recientemente, con el fallecimiento del ertzaina Inocencio Alonso, pone el objetivo en el cambio de tendencia que se está dando en algunos campos de fútbol. Se ha pasado del hooliganismo a la guerra de guerrillas, y ahí las personas que tienen como función la protección de los derechos y libertades de la ciudadanía tienen mucho qué decir y hacer. Eso sí, con los instrumentos y el Estado de derecho a su disposición.

A lo largo del seminario se expusieron distintos puntos de vista sobre esta cruda realidad, pero en todos los casos, desde el prisma de los retos del fututo, desde la visión sindical y hasta desde la empresarial, se puso el acento en la imperiosa necesidad de una formación acorde y a la altura de las circunstancias, que no son fáciles.

Para David Bravo, Inspector Jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada del CNP, la violencia ejercida en el fútbol tiene un elemento que se repite constantemente: la gratuidad de la propia agresión. Bravo expuso brevemente la diferente simbología y el lenguaje que utilizan los grupos ultras –los que van más allá- y puso en valor la formación que los miembros que se encargan de la seguridad de estos espectáculos deben tener irremediablemente. En este sentido, el Jefe de Policía de Colmenar Viejo (Madrid), Leonardo Lafuente, defendió los conceptos, las técnicas y las actitudes que la policía debe tener para poder saber, saber estar y saber hacer en el marco de la violencia en el deporte.

Gabriel Trejo, ex policía y Director de Formación de Promax, recordó a los presentes que el fútbol es un negocio muy rentable, y que el 80% del despliegue de seguridad que se realiza en el deporte, tiene que ver con éste. Trejo hizo un repaso de los distintos grupos ultras que hoy inundan los campos de fútbol. Algunos de ellos están identificados como tal por la Comisión Nacional de Violencia en el Deporte. Sin embargo, otros no, y los hay.

Si algo quedó claro a lo largo del Seminario es la ausencia de formación en delitos de odio que existe en la mayoría de los cuerpos de seguridad pública y privada. El punto de vista sindical fue el más reivindicativo, por cuanto sirvió para reclamar tanto de las administraciones como de las empresas los medios materiales y formativos necesarios para realizar un servicio en las mejores condiciones para la ciudadanía.

La realidad que rodea a la violencia en el deporte es poliédrica, tiene muchas caras: fuerzas de seguridad pública, cuerpos de seguridad privados, clubes de fútbol, empresas, sindicatos, organismos como Movimiento contra la Intolerancia…Se ha avanzado mucho pero aún existe un déficit importante. Es necesario abanderar el principio de legalidad, aplicando las leyes como debe ser. La formación y la educación en valores tienen que jugar un papel importante en nuestra sociedad. Necesitamos una mirada actual, moderna, democrática y legal. La aceptación de la existencia del delito de odio ayudará a conseguir esa mirada.

Documentación asociada
Documentación asociada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.